Airbag para scooters 1

Es similar al que ya ofrece en motos más grandes; protege al conductor de la mayoría de los impactos, que son contra el costado de un auto

Honda planea incorporar un airbag a sus scooters, una manera de agregar una nueva medida de seguridad a un segmento del mercado con cada vez más usuarios. Para el desarrollo del airbag para scooters, Honda se asoció con Autoliv, una empresa sueca especializada en diversos sistemas de seguridad para vehículos.

El airbag para scooters de Honda está ubicado en la parte delantera, en la zona del manubrio. Al desplegarse, protege sobre todo la cabeza del piloto, buscando asegurar que, si cae al piso, sea de una manera menos brusca y de costado.

El funcionamiento del airbag para scooters de Honda es muy similar al de los autos: un sensor de aceleración ubicado en la parte delantera de la moto detecta un impacto y envía la orden para activar el mecanismo, que se despliega en entre 0,04 y 0,05 segundos.

Pruebas

Airbag para motos

Honda comprobó que su airbag reduce significativamente los golpes en la cabeza cuando una moto impacta a 50 km/h contra el costado de un vehículo.

El funcionamiento no es tan efectivo en caso de que el accidente sea de otra naturaleza. Al impactar contra el costado de un vehículo, el airbag encuentra donde quedar contenido. Si el piloto pierde el control o impacta de frente con un vehículo, no hay una barrera que contenga al airbag y por ende al motociclista.

Honda, que ya tiene un sistema de airbags para su icónica Goldwing, dijo que “la mayor parte de los accidentes en motos son impactos contra el lateral de un auto”.

En 2006, Yamaha mostró un airbag para scooters que protegía la entrepierna y la zona abdominal. La idea jamás avanzó, algo que quizás ahora sí ocurra gracias al nuevo avance de Honda.

Airbag para scooters

También para ciclistas

Airbag para ciclistas

Las bicicletas, otro segmento en fuerte crecimiento del transporte urbano, también tiene un sistema de seguridad específico. Se llama Hövding y se promociona como “un casco invisible para bicicletas”. Consiste en una especie de collar con un sensor integrado capaz de detectar un impacto y desplegar un airbag que envuelve la nuca y la cabeza. Tiene un precio de 300 euros y se le pueden agregar fundas para combinarlos con la ropa.

Fuente: Texto y Fotos La Nación