Cómo ser un ciclista responsable | EduVia (Educación Vial)

Ecobici-BA

Un estudio realizado por Luchemos por la Vida, sobre el comportamiento de los ciclistas pone en evidencia que este grupo carece en su mayoría de conciencia de su propia fragilidad en el tránsito, donde constituye uno de los usuarios más vulnerables en la vía pública. Esto explica que la mayoría de ellos no use el casco (74%), su principal salvavidas, ni coloque las luces reglamentarias ni reflectantes a su bicicleta, ni tampoco se preocupe por usar ropas claras para aumentar su visibilidad. Los ciclistas ignoran el hecho de que su poca masa los hace poco visibles para los demás conductores.

Tampoco son conscientes de que sus bicicletas son vehículos en el tránsito y que deben respetar las normas como los demás, así muy pocos respetan la prioridad peatonal, la mayoría no se detiene frente al semáforo rojo (63%), ni advierten sus maniobras a los demás conductores, y muchos adultos circulan por las veredas.

Las consecuencias son trágicas, se estima que 436 ciclistas murieron al año pasado en siniestros de tránsito en el país, 6% del total de las víctimas fatales.

Conductas inseguras y porcentaje de infracciones cometidos por los ciclistas

  • No usan casco protector: 74%
  • Circulan a contramano: 16%
  • No se detienen ante el semáforo rojo: 63%
  • Carecen de luces: 86%
  • No tienen reflectantes: 59%
  • No respetan la prioridad peatonal: 91%
  • No señalizan con sus brazos las maniobras: 98%

La mayoría de los ciclistas continúan circulando sin respetar las normas básicas del tránsito, tanto en lo relativo a la circulación (sentido del tránsito, respeto al semáforo, etc), como en cuanto a las disposiciones sobre el vehículo para poder circular (luces, reflectantes) y si bien se registra un leve incremento con respecto a 2015, la mayoría no usa cascos protectores, con grave riesgo para sus vidas pese a su obligatoriedad, establecida por ley.

Existen tres factores principales que propician esta grave situación:

Falta de educación vial.

La población de ciclistas, al igual que el resto de la población, casi no ha recibido educación vial de ninguna clase, tampoco para conducir bicicletas. No comprenden que, en tanto circulan por la calzada con un vehículo deben, como conductores, conocer y respetar las reglas del tránsito. Y que son, después de los peatones, los más vulnerables en el tránsito, agravado por los conductores de los demás automotores que tampoco respetan los derechos de los ciclistas ni cuidan su fragilidad.

Falta de controles.

Si el tránsito en general se encuentra descuidado por parte de las autoridades de aplicación de la ley, los ciclistas parecen invisibles para ellas. Las bicicletas no son sujetos de control para los agentes de tránsito. Esta indiferencia refuerza en los ciclistas la creencia de que las normas de tránsito no son para ellos. Y no los ayuda a internalizar el respeto por las normas que atañen a su seguridad.

Falta de infraestructura adecuada:

Las ciclovías y sendas para ciclistas en Buenos Aires necesitan ser mejoradas en distintos aspectos, y son casi inexistentes en los alrededores. Existe escasez y fallas en la señalización vertical y horizontal. Además, muchas de las vías para ciclistas se encuentran obstruidas por vehículos estacionados, volquetes, etc.

Conclusión

A pesar de todos los datos señalados objetivamente por Luchemos por la Vida, hay que tener en cuenta también el comportamiento de los cliclistas en el tránsito. No sólo manifiestan un desconocimiento de la Educación Vial sino que hacen gala de una falta de educación básica que incluye los valores humanos necesarios para poder convivir y compartir el espacio público