Por María Inés Maceratesi

Faltan dos meses para entrar en la mitad del año 2020 y parece mentira que estemos sumidos en esta inercia general que nos impuso un virus, un elemento invisible pero poderoso que nos hace replanter toda nuestra vida y la vida de millones de seres a nivel global.

Todo lo conocido tiene que ser reestructurado, la economía, el desarrollo laboral, la vida cultural y social, entre otras. Pero lo más significativo y que hoy me hace pensar mucho es cómo cambió el escenario del tránsito y los hechos viales que, prácticamente, no se registran en Argentina y si los hay, han disminuido considerablemente.

Años buscando como mejorar la seguridad vial y disminuir los accidentes y llegó el momento en que se atenuaron por imperio de las circunstancias.

Pero ahora vienen otros problemas muy complejos que tenemos que resolver como comunidad y aún no conocemos las herramientas para hacerlo.

Muchas personas corren con ventaja porque, como es el caso de mi familia, desde el año 2000 que estamos metidos en la vorágine de lo digital y actualizándonos permanentemente. Mucha gente nos miraba de soslayo cuando nos preguntaban por nuestro trabajo y respondíamos  que la mayor parte de nuestros sitios  web suplían a un diario, revista u otra plataforma, con la ventaja de que los contenidos se mantenían a través del tiempo.

Este sitio Edu-Via, surgió para informar sobre toda la temática vial pero hoy, en que casi todo será digital, prefiero darle un nuevo sentido al nombre: si antes quería significar Educación Vial, de ahora en adelante servirá para informar y brindar herramientas para el cambio laboral que se presenta con todo su ímpetu y nos invade y el que se resiste o queda afuera, pierde.

Nada está terminado, tenemos que encontrar nuevos caminos, no hay duda que tenemos que seguir movilizándonos, que los medios de transporte mutarán en poco tiempo pero, mientras tanto, seguirán conviviendo todos los existentes. La pandemia del Covid19 nos marcó cómo todo puede cambiar en poco tiempo y hay que ir desarrollando adaptaciones, quienes podamos hacerlo sobreviviremos y los otros se extinguirán, es duro pero es más o menos así, no se extinguirán literalmente pero sí en ámbitos como el laboral por ejemplo.

Es tiempo de pensar nuevos caminos y en éso debemos ayudarnos y apoyarnos mutuamente; sólo la colaboración mutua y la solidaridad bien entendida, nos darán pistas para hacerlo. ¿Lo pensamos?

Cualquier idea, alianza, etc que crean que se puede compartir, comuníquenmela a mi mail y vamos sumando soluciones para este tiempo.

Saludos cordiales desde el día 31 de cuarentena en Buenos Aires, Argentina.