La empresa diseñó un traje que simula el cuerpo de una mujer embarazada y desarrolló una serie de consejos para que las futuras madres tengan en cuenta a la hora de conducir un vehículo.

Ford diseñó un novedoso traje que le permitió a sus ingenieros simular el cuerpo, el peso y la forma de la panza de una futura mamá. A partir de ello, la marca del óvalo propone una serie de tips de seguridad para la embarazada a la hora de manejar.

El traje Ford reproduce el peso y las características de la panza; cuenta con una bolsa de seis libras que aplica presión en la vejiga y tiene compartimentos para las almohadillas y el agua que imitan la leve patada fetal.

El uso de este traje les permitió a los expertos de Ford experimentar las limitaciones que enfrentan las mujeres al conducir durante el embarazo – como la incomodidad en los movimientos del cuerpo, cambios posturales, cambios en el centro de gravedad, limitaciones en el alcance y demás – y así dar una respuesta acorde mediante ajustes de diseño en el cinturón de seguridad, el volante y la ubicación de los botones del panel como así también el desarrollo de consejos de seguridad.

Consejos de seguridad para mujeres embarazadas durante el manejo:

  • Remover la ropa abultada de manera que el cinturón de seguridad pueda ser colocado tan cerca del cuerpo como sea posible.
  • La conductora debe ajustar el asiento de forma tal que pueda alcanzar los pedales cómodamente, con la máxima distancia posible entre su panza y el volante.
  • Colocar el cinturón de seguridad sobre los muslos, abrochado y ajustado. Asegurarse de que no quede sobre la panza, sino debajo de ella, lo más plano posible.
  •  Colocar el cinturón de seguridad a lo largo del pecho, entre los senos y al costado de la panza. Ajustarlo.
  • Nunca colocar el cinturón de seguridad debajo del brazo o detrás de la espalda. Esto puede dañar a la futura mamá y al bebé.

Los investigadores de Ford planean continuar profundizando su conocimiento respecto de la seguridad de la mujer embarazada y el feto mediante el desarrollo de tests de choques virtuales de mujeres embarazadas. Estas pruebas de choque computarizadas permitirán simular cómo una futura mamá y su feto son impactados en choques a diferentes velocidades para ayudar al desarrollo de mejoras en materia de seguridad.