El airbag es un elemento de seguridad pasiva diseñado para maximizar la seguridad de los ocupantes del vehículo en caso de una colisión. Por esta razón, CESVI Argentina y CITROËN te muestran cómo protege a los ocupantes, y brindan algunas recomendaciones para su correcto funcionamiento.

El airbag, o bolsa de aire, es un sistema de seguridad pasiva que puede activarse ante la colisión de un vehículo. Para que esto suceda, cuenta con un sensor que mide la magnitud de la desaceleración (duración, dirección e intensidad) sufrida por el automóvil en los primeros instantes de la colisión, y una unidad de control que evalúa la necesidad de la activación.

Este sistema se activará ante una violenta desaceleración. Pero esto no sólo depende de la velocidad del vehículo al momento del impacto, sino también de otros factores, como el objeto contra el cual se colisiona, el ángulo de impacto, el comportamiento de la estructura del vehículo, entre otros.

Es importante recordar que forman parte del sistema de retención suplementaria, es decir, constituyen un complemento de los cinturones de seguridad, pero bajo ninguna circunstancia los sustituyen.

Para todo público

Existen diferentes clases de airbags: frontales, laterales, de cortina y de rodilla. El propósito del airbag frontal es proteger la cabeza y el tórax. En algunos modelos el airbag del acompañante permite la opción de desconexión, ya sea manual o automática, para la instalación de un dispositivo de seguridad infantil. CESVI Argentina y CITROËN sugieren que siempre que sea posible, se instale el dispositivo de retención infantil en las plazas traseras.

Además, existen airbags frontales que se activan en varias etapas adaptándose a la severidad del impacto, es decir que se va a inflar más o menos en función de la magnitud de desaceleración.

Con relación a los airbags laterales, están destinados a proteger el tórax. Por otra parte, los de cortina incrementan la protección frente a las heridas en la cabeza y el airbag para las rodillas (equipamiento del Citroën C5) previene lesiones en las piernas del conductor.

Recomendaciones

Está claro que un vehículo con airbag cuenta con una protección adicional en caso de choque. Pero el hecho de poseer este importante elemento de seguridad pasiva requiere una serie de cuidados para que tenga un correcto funcionamiento que detallamos a continuación:

  • Todos los pasajeros deben utilizar el cinturón de seguridad o el sistema de retención infantil correspondiente (correctamente instalado), porque en caso de no hacerlo y que se accione el airbag, puede provocar lesiones de seriedad.
  • Cerciórese que el sector de accionamiento de los airbags quede libre de objeto
  • Controle que el acompañante no tome una postura apoyando los pies en la plancha de a bordo.
  • Siempre que decida modificar el interior de su vehículo (fundas en los asientos, por ejemplo) proceda según recomendaciones del fabricante.