Por María Inés Maceratesi

responsabilidad-social-1

En esta época de grandes cambios y de globalización, en un ambiente en el que todo tiene que ver con todo,  necesitamos hacer un cambio y comenzar a tener una mirada amplia sobre los temas de la vida. De ahí que, cuando pensamos puntualmente en iniciar una publicación que informara y formara para moverse mejor en el tránsito y así tomar conciencia de que una mejor conducta vial redundaría en una menor cantidad de muertes, elegimos el nombre de EduVia.

Hoy queremos contarles que EduVia, si bien parecería acotar su accionar a la Educación Vial, no es tan así. El EDU, claramente es por Educación pero el VIA, alude a un camino, a una vida, a las vias de acceso que tenemos a la Educación, al trabajo, al modo de vivir, de conducir un vehículo, de transitar por la vida, de elegir qué hacer, cómo hacerlo y también cómo hacerla menos dura mientras tenemos salud.

Reconocemos que hoy es necesario contar con más información para entender que quien conduce un vehículo, está expuesto tanto interna como externamente a un sin fin de factores que afectan el modo de conducir.

Así es como hoy nos inclinamos a abrir el juego e incluir la Responsabilidad Social Personal o Individual, junto con la Responsabilidad Social Empresaria y Gubernamental. En definitiva se trata de informar y formar para lograr un cambio cultural que solamente se logra a partir de la Educación no sectorizada sino a través del tendido de redes y la interacción entre los diversos actores.

Las vias de acceso son múltiples y quienes crean que una actividad no tiene nada que ver con otra, se está equivocando porque no es sectorizando que se logran los cambios, sino compartiendo saberes y acciones. En el tema vial, se juega la vida de las personas por lo tanto todo lo que sucede en el medio ambiente le afecta, todo lo que tiene que ver con el estado de salud, con el cuidado de su cuerpo, de su organismo, de su psiquis, dará como resultado un conductor más seguro, mejor protegido y adaptado para cumplir con una función social como es la conducción de un vehículo, cualquiera sea, de dos, cuatro o más ruedas.

No olvidamos que los peatones también se ven afectados por el ambiente, en la calle, en las rutas, pueden distraerse o enojarse, el cambio climático nos afecta a todos y produce malestares de todo tipo. Y por último, ¿por qué no pensar también que a todos nos encanta estar cómodos y sentirnos seguros con nuestro aspecto físico?. Especialmente a las mujeres, nos gusta ir a un lugar y sentirnos bien con lo que llevamos puesto, con los productos de belleza que nos ayudan a que nuestra piel esté protegida de la polución del ambiente, de la calefacción y del aire acondicionado. Cada vez más necesitaremos sentirnos protegidas -también los hombres- y cuidadas. ¿Y qué placer nos da rociarnos con un buen perfume que nos levanta el ánimo con su fragancia!.

Ahora sí, subámonos a nuestra bici, moto, auto o simplemente caminemos o usemos el transporte público y estemos atentos desde adentro hacia afuera y viceversa. Que nada nos irrite ni nos ponga nerviosos porque la vida es corta y no vale la pena desperdiciarla. Muchas veces nos sentimos culpables a la hora de comprarnos algo que nos gusta, que nos hace sentir bien porque pensamos que otros no tienen nada o que gastamos en placeres superfluos. En realidad es todo lo contrario, todos tendríamos que tener la capacidad adquisitiva para, dentro de nuestras posibilidades, poder acceder a un producto, una prenda, un calzado, que compramos por simple gusto y que no todo sea por necesidad imperiosa.

Así que bueno, quería dejarles a los lectores de EduVia, detalles de esta renovación en las notas que verán a partir de hoy, no se extrañen si dentro de lo que es RSE ponemos algo que no esté -para algunos- directamente relacionado con la cultura vial porque mi visión personal es que todo tiene que ver con todo, así lo aplico en mi vida personal, familiar y sociolaboral.

Por último quisiera dejarles esta frase que hoy surgió de una charla con mi médico personal: “Que estemos vivos es un milagro”, cuidemos nuestra vida y la de nuestros semejantes.