Semana del Seguro LOGO

En el marco de la “Semana del Seguro y la Prevención” que se lleva a cabo entre el 19 y el 23 de octubre, se están elaborando una serie de informes. Resulta interesante compartir en EduVia éste que refiere a los accidentes eléctricos, porque siempre estamos en debate sobre la manera de enseñar a percibir el riesgo vial y quizá haya -de hecho lo hay- un lugar en el que podemos comenzar a practicar, nuestro propio hogar.

En nuestras casas hay una gran variedad de peligros que no percibimos a priori sino una vez que nos ha sucedido algo. Especialmente estamos expuestos a los accidentes eléctricos que son una de las principales causas de muerte en el hogar en edad adulta, y más del 40% de los incendios tiene origen en fallas de las instalaciones.  Según este informe elaborado por Leza, Escriña y Asociados cuanto más seguros nos sentimos en casa, menos percibimos los riesgos; pero, aun así, tenemos herramientas para prevenir.

Mientras que los accidentes de tránsito en Argentina cuentan más de siete mil muertos por año, los relacionados con la electricidad se estiman en mil al año, y gran parte de ellos se producen en el hogar.

Gracias al aporte de los bomberos sabemos que aproximadamente el 40% de los incendios son provocados por problemas eléctricos. La Fundación “Relevando Peligros” ha llevado a cabo una investigación en la que se muestra que en meses húmedos y lluviosos ocurren más decesos por electrocución, ya que el agua es buena conductora de la electricidad.

En cuanto a la franja etaria, la más afectada por causas eléctricas se ubica entre los once y los veinte años, siguiéndole el que va de los 21 a 30; pero hay un detalle significativo: más del 80% de ellos son hombres, hecho que se da porque están más en contacto con las instalaciones eléctricas que las mujeres.

Quizá todos pensamos en el hogar como un sitio seguro, pero es una verdad a medias; la mayoría de los hogares se construyeron pensando más en la estética y el confort que en la seguridad.

No nos consideramos vulnerables en casa; pero sí en la calle, lo cual facilita que las lesiones ocurran, y lo cierto es que los factores de riesgo en el hogar son muy variados, como por ejemplo contar con alacenas altas a las que no se llega sin un banquito; enchufes sobrecargados; escaleras resbalosas o falta de conexión a tierra de las instalaciones eléctricas.

Debemos prestar atención a las instalaciones eléctricas del hogar considerando estos diez mandamientos

  1. Las instalaciones eléctricas provisorias o precarias pueden provocar choques eléctricos e incendios; hay que evitar los alargues tipo “zapatillas” o conectores “triples”.
  2. Instale el cable conductor a tierra (tercer cable), que evitará muchos riesgos de electrocución.
  3. Instale dispositivos diferenciales y protección termomagnética; reemplace los viejos “tapones”.
  4. Verifique si los cables y dispositivos de protección están adecuados para la carga eléctrica de su instalación. Cada nuevo electrodoméstico que se instala requiere una revisión de la carga de los circuitos.
  5. En lo posible use circuitos separados para iluminación y tomacorrientes.
  6. Los tableros deben estar en lugares limpios y ventilados.
  7. Nunca toque equipos eléctricos cuando se encuentre dentro de la bañera.
  8. No desenchufe un equipo eléctrico tirando del cable. Corte la energía del circuito al cambiar lámparas.
  9. Áreas como la cocina, lavadero y baño merecen una atención especial, pues la combinación de agua y electricidad puede ser peligrosa.
  10. Contrate siempre a un profesional calificado para realizar servicios de electricidad.

¿Cómo detectar la necesidad de una revisión de la instalación eléctrica?

  • Si su vivienda aún cuenta con protección por medio de fusibles “tapones”, es hora de actualizar la protección por medio de medios más modernos y eficaces; no espere tener un accidente antes de tomar la decisión.
  • Lo ideal es cambiar los tapones por un protector diferencial y un protector termomagnético. El mercado cuenta en la actualidad con instrumentos que incluyen los dos dispositivos: la térmica y el disyuntor en una sola. Son muy económicos y constituye realmente una desidia no tenerlos instalados.
  • Los protectores diferenciales detectan fugas a tierra o fallas de aislamiento, ya sea por un contacto accidental de una persona como por el mal funcionamiento de un artefacto.
  • Las llaves térmicas, en cambio, protegen los cables de la instalación ante sobrecargas y cortocircuitos.
  • Toda instalación debe tener un circuito para iluminación y otro circuito separado para tomacorrientes, en lo posible cada llave tiene que tener una capacidad máxima de 10ª, y si es necesario se debe aumentar la cantidad de circuitos
  • Su Ud. aún utiliza fichas dobles redondas, debe saber que a partir de 2007 la Secretaría de Industria, Comercio y Minería fijó las pautas mínimas de seguridad que debe cumplir de manera obligatoria cualquier equipamiento eléctrico. Así, se prohíbe la comercialización de cualquier otro tipo de fichas (enchufes) y tomacorrientes que no sean de tres patas planas, con conexión a tierra.
  • Sin embargo, no alcanza sólo con las fichas, toda la instalación debe tener un cable que de conexión a tierra.

Fuente: Prensa Semana del Seguro y la Prevención