Mercedes-Benz con el smart participó del último test de choque realizado por ADAC, convirtiéndose -gracias a su cédula de tridion- en el único auto de su tamaño capaz de proteger al conductor de las lesiones potencialmente letales, consecuentes de un choque contra unidades de mayor tamaño.

Las pruebas de ADAC consistieron en demostrar qué sucede cuando un auto pequeño colisiona con uno más grande, sabiéndose de antemano que el más pequeño lleva las de perder, aunque esta premisa fue rebatida por el smart fortwo, ya que en un enfrentamiento de las proporciones de David vs Goliat, el pequeño vehículo de Mercedes-Benz logró mantener a su conductor a salvo.

Por primera vez, la ADAC provocó que cuatro modelos pequeños se estrellaran contra una barrera equivalente a un auto mediano. En una primera prueba de compatibilidad de choque, las partes desiguales se desplazaron en un 50%, lo que ocurre -según la ADAC- cuando los accidentes son entre vehículos de diferentes pesos.

La consecuencia más grave de este tipo de ejercicio es para los conductores de autos pequeños, por las lesiones registradas en la región del pecho. En este sentido, el smart fortwo logró proteger a su pasajero, aún cuando fue el modelo más pequeño y liviano del desafío. Por otra parte y debido a su bajo peso, al vehículo objeto del choque se le ocasionan mínimos daños.

Según la ADAC, la razón de los resultados negativos de la prueba corresponden, en parte, a que la zona de absorción del impacto en los autos pequeños no puede acaparar la suficiente energía y, por esto, la fuerza desatada durante el accidente no es conducida como corresponde. En el caso de smart fortwo, el elemento clave que lo diferencia en su categoría es la cédula de tridion, que ofrece la máxima resistencia en puntos estratégicos con un tipo de construcción compacta que se deforma mínimamente para proteger el habitáculo donde viajan el conductor y su acompañante.

La cédula de tridion del smart fortwo fue desarrollada por Mercedes-Benz a partir de la revisión de escenarios de accidentes reales diseñados por la compañía, excediendo en exigencia los requisitos que la UE y las leyes americanas establecen en esta esfera. Fueron considerados también los accidentes con otros autos en diferentes planos.

La creación de la cédula de tridion es una prueba más de la constante innovación y búsqueda de Mercedes-Benz en pos de lograr la optimización de la técnica y tecnología vehicular.