Cómo actuar ante situaciones críticas

Numerosos imponderables pueden presentarse al manejar en una autopista, una ruta o en la calle. Son momentos límite en los que una mala decisión puede costar muy caro. A continuación, algunos hechos frecuentes que podrían suceder en la conducción y cómo reaccionar correctamente para minimizar los riesgos.

Los frenos no responden

Si la caja de velocidades se encuentra en una marcha media o alta, lo aconsejable es descender de la misma. Ante la imposibilidad de frenar, no nos tiene que importar que las revoluciones del motor aumenten, dado que esto se genera y es normal al pasar de una marcha alta a una más baja. Luego disminuya lo más posible la velocidad, utilizando el freno de mano. En un caso extremo, trate de salir fuera de la calzada utilizando la banquina, o un sector lo más blando posible, para que al vehículo se le genere mayor resistencia al avance.

Es posible que ante la exigencia de los elementos de detención de un vehículo liviano (automóvil, camionetas), sobre todo en una pendiente en descenso o una falla del sistema, cuando se accione el pedal de freno, no funcione. El síntoma más convencional es apretar el pedal y que descienda hasta su límite sin responder

Al darse cuenta que el vehículo no baja la velocidad luego de accionar los frenos, lo recomendable es que se pise el pedal de forma intermitente, rápidamente y en la totalidad de su recorrido (accionarlo hasta el fondo y dejar que vuelva hasta su tope una y otra vez).

Falla de un neumático

Al transitar por una ruta donde se desarrollan velocidades altas, no es frecuente, ni común que un neumático en condiciones (presión adecuada, banda de rodadura y flancos en buen estado, sin sobrepeso) falle, pero puede suceder y hay que estar preparado. En ese momento no debemos perder la calma. No hay que apretar el pedal de freno (al menos no bruscamente) para tratar de detenerse, sino que sólo hay que desacelerar.

Dependiendo de cuál fue el neumático dañado, el eje donde se encuentra, la carga y el tipo de vehículo, es posible que el auto tienda a irse hacia la izquierda o la derecha. Todo movimiento que ejecutemos con el volante, debe ser firme y lo más corto posible para no desestabilizar la unidad.

Una vez que el motor disminuyó la velocidad del automóvil y consideramos que es prudente aplicar el pedal de freno, hagámoslo sólo con el objetivo de anticipar la última maniobra, que será retirarse de la calzada para sustituir el neumático dañado.

Encuentro con un vehículo que circula en sentido contrario sobre nuestro carril

Esta es una situación frecuente en nuestras rutas que se puede dar, tanto por un sobrepaso forzado, por una maniobra producida por una distracción o por el cansancio extremo.

Al darnos cuenta de cualquier movimiento raro que realice el vehículo en sentido opuesto, o una maniobra inadecuada, no dude en advertirle a través de señas con las luces altas y bajas alternándolas, colocar la luz de giro hacia la derecha, descender la velocidad y ceñirse lo más posible hacia el lado derecho de la calzada. Siempre intente evitar la colisión frontal, aunque creamos que ir hacia la banquina podría generarnos un vuelco o una situación más desfavorable.

Curva imprevista

Es habitual distraernos o no encontrar sentido a una señal indicativa para los lugares donde circulamos. En estos casos es posible que nos sorprenda una curva que no cuente con el peralte adecuado o presente un radio muy cerrado.

Para vehículos con frenos convencionales (sin sistema ABS) debemos saber que al apretar el freno y ante la posibilidad de bloqueo, el automóvil tenderá a salir de forma tangencial a la curva. En otras palabras, seguirá derecho sin responder a la maniobra solicitada por su conductor. Entonces se debe pisar el freno con energía pero en períodos cortos y repetidos.

En caso de que los neumáticos (sobre todo los delanteros) se bloqueen, al soltar el pedal de freno éstos volverán a girar, ganando adherencia y respondiendo a lo solicitado por su conductor. Giramos el volante copiando el radio de la curva y volvemos a frenar. Soltamos el pedal de freno, corregimos el volante para no salir de la curva y volvemos a girar. Así hasta descender la velocidad y salir de la curva.

Sobrepaso incorrecto

En rutas de un carril por mano, con vehículos de todo tipo es muy normal que se realicen sobrepasos o adelantamientos. Ahora, lo anterior no implica que se haga esta maniobra (la que estadísticamente suma más víctimas fatales) de forma indiscriminada o insegura.

Si uno está siendo sobrepasado por otro vehículo y percibe que éste no puede finalizar su maniobra, recomendamos lo siguiente:

No dudar de las acciones a tomar. Dirigirse lo más posible al límite entre la calzada y la banquina y si éso no alcanza, desacelerar para que quien nos está sobrepasando finalice su maniobra. Nunca le indique a quien transita por detrás la posibilidad de que nos haga un sobrepaso. Sólo con la luz de giro del lado derecho podemos señalizar la «imposibilidad» del mismo.

Incendio del vehículo

Notamos que del vano motor de nuestro auto sale humo u olemos que algo se está quemando. Eso nos está indicando un principio de incendio. En ese caso comience a detener la marcha de su vehículo, siempre dirigiéndolo hacia el lado derecho. Apague el motor y descienda usted y todos los ocupantes. Luego tome el extintor de incendios y agítelo.

Identifique de qué sector del vehículo sale humo, si el mismo se generó en el vano motor, accione la palanca del capot. Esto nos permite un pequeño espacio abierto que será suficiente para poder colocar la boquilla del extintor y al accionarlo llévelo de derecha a izquierda del automóvil

No se sugiere levantar el capot completamente, debido a que el fuego tomaría más fuerza por el ingreso de mayor cantidad de oxígeno. si las dimensiones entre el capot y la parrilla no alcanzan, rompa esta última con el extintor a fin de tener más espacio útil.

Para recordar

Tomar imprevistamente una curva puede ser muy riesgoso para un vehículo sin ABS.

Según estadísticas de CESVI, la mayoría de los siniestros se producen en los tramos rectos de las rutas y con pavimento seco

El 60% de los siniestros graves relevados por CESVI son causados por las distracciones de los conductores

Dpto Seguridad Vial de Cesvi Argentina