ciclistas-belgica

El ámbito de circulación de los dos vehículos es similar: principalmente ciudad y en algunos casos carreteras secundarias.

La velocidad del ciclomotor, teóricamente (y recalco lo de teóricamente) está limitada a 45 km/h, una velocidad que en ciertos casos es fácilmente alcanzable por un ciclista a poco que la pendiente sea favorable.

Sin embargo se hace esta distinción lógicamente porque el conductor del ciclomotor conduce precisamente un vehículo a motor, con sus particularidades. Podríamos detenernos a encontrar diferencias en cuanto a los lugares permitidos para la circulación y, salvo carriles bicis, el resto más o menos es similar. Incluso en carretera en ambos casos están obligados a circular por el arcén si es transitable.

Lógicamente a las asociaciones de ciclistas no les gusta esta medida ya que de nuevo, España toma la iniciativa en algo que no se estila en el resto de Europa. Pero de nuevo pregunto: ¿estamos capacitados en educación vial a compararnos con otros países europeos? ¿podemos presumir de ser igual de respetuosos que en Alemania, Holanda o los Países Bajos, con una cultura ciclista mucho más amplia en todos los sentidos de la palabra?

La educación comienza en casa

Una vez más alguno dirá que aquí, la solución que parecen tener los políticos es la de regular, prohibir y obligar. Y no, claro que no, lo primero sería educar. Pero para educar, los primeros que tienen que hacerlo son los padres, y dudo mucho de la educación que pueda dar alguien a su hijo cuando lo veo pasar un paso de peatones montado en bicicleta con su hijo detrás, o saltarse un semáforo en rojo, o ir tanto él como su hijo sin casco. ¿Esta gente tiene en su mano el primer escalón de educación?

De igual forma, puede que haya padres que no circulen en bicicleta, pero por ejemplo lo que sí somos todos es peatón en algún momento del día. Es el pilar, la base de la pirámide y está comprobado. Consigue que tu hijo sea educado correctamente como peatón y seguramente será un ciclista respetuoso y seguro. Y cuando tenga edad para conducir, lo hará respetando las normas y tratando de ser un buen conductor. Y todo con un trabajo que habrá llevado muchos años pero que será muy sencillo, porque simplemente es educarlo a hacer las cosas correctamente.

Sin esto, da igual que nos pongan licencias para conducir vehículos, motocicletas, bicicletas o incluso radicalizando, para ser peatón. Si vas por mal camino, no solo irás tú sino aquellos que te rodean y que sin que te des cuenta, estás sirviendo como modelo. En nuestras manos está. Ni en la de la DGT, ni en la de los políticos, ni la asociaciones ni nadie más. Solamente en las nuestras.

Fuente:

www.reclamatuseguro.es