Si queremos que algo cambie, en todo sentido, pero en educación vial aún más, es necesario comenzar desde y con los niños, paso a paso, como cuando comenzamos a caminar. Lo primero que llamará su atención son imágenes como éstas y más adelante, contemos con todas las herramientas disponibles actualmente: programas en escuelas, testimonio de los adultos, consejos, etc.

Ojalá logremos que dentro de algunos años, los menores confiados a nuestro cuidado puedan decir que contaron con adultos responsables que los guiaron y cuidaron para que eviten, dentro de lo posible, incurrir en comportamientos destructivos para sí mismos y para cuantos los rodean.

¡Disfruten con los niños de este video que verán a continuación!