En la publicación anterior: «Conducir un vehículo», consignábamos al pie que la fuente de la misma es el «Manual de Conducción» del Automóvil Club Argentino cuya primera edición fue prologada por el reconocido quíntuple campeón mundial Juan Manuel Fangio.

A continuación se transcribe el mismo:

«La conducción de automotores ha representado para mí una actividad íntimamente ligada a mi propia vida; por ello, responder a la invitación de prologar esta obra, resultante de la experiencia del Automóvil Club Argentino en materia de Educación Vial, constituye una demostración de reconocimiento a todo lo que pueda haber aportado en esta materia en el transcurso de mi existencia.

Al leer el presente Manual de Conducción, observo que las enseñanzas que transmite a través de su desarrollo, son en cierta forma, producto de las experiencias adquiridas por todos aquéllos que han considerado que el buen manejo del automóvil en los caminos y rutas del país, es la única forma de asegurar el ordenamiento del tránsito.

La metodología adoptada, responde a conceptos de gran actualidad y su ordenamiento basado en las distintas etapas de la conducción, permiten al lector ilustrarse sobre todo en lo concerniente a las medidas a adoptar antes de iniciar la marcha del vehículo como a todas las maniobras conducentes a un manejo correcto y responsable.

Si esta obra y su lectura cumple con esa intención, esta humilde presentación habrá representado para mí un verdadero acto de solidaridad social.»

Juan Manuel Fangio

Comentario:

Me pareció oportuno publicar este Prólogo para resaltar sobre todo, lo que representa una conducción de vehículos responsable – un acto de solidaridad social – , ya que cuando conducimos un automóvil o cualquier otro vehículo, no lo hacemos simplemente para comodidad nuestra, para llegar rápidamente a algún lugar, o por cualquier otra cuestión, sino que estamos comprometiendo a todos los que nos rodean, dentro y fuera de nuestro vehículo.
Lo que suceda o lo que podamos evitar con nuestro accionar, repercutirá en el conjunto de la sociedad. Un accidente no nos afecta sólo a nosotros, sino que afecta y compromete a otras personas, familias, personal de sanidad, etc. etc. Conducir responsablemente es más que nada un acto de solidaridad social.
Lo dijo Juan Manuel Fangio, quien de conducir responsablemente sabía y mucho.