La Organización Mundial de la Salud , el 7 de abril de 2004, conmemoró el aniversario de su creación y declaró al año 2004 como el «Año de la Seguridad Vial», por considerar que los accidentes de tránsito son una pandemia que cada año acaba con la vida de más de un millón de personas (hombres, mujeres y niños) y que actualmente, es la décima causa de muerte en todo el mundo y se proyecta, sin no se toman medidas al respecto, como la tercera causa de mortalidad mundial para el año 2020.

 
En la Argentina, la problemática de los accidentes de tránsito, es un tema de extrema gravedad. Muertes, heridos y pérdidas materiales permiten denominarlo como catástrofe permanente. 

 

La elaboración de un «Plan Nacional de Seguridad Vial» es la acción más sólida para procurar la reducción de los siniestros de tránsito que se producen en el país, puesto que permite el abordaje del fenómeno desde un marco sistemático y racional, otorgando coherencia y coordinación de las políticas públicas que desde los distintos sectores y autoridades se encaren en torno a esta materia.
 
El «Plan Nacional de Seguridad Vial»· se desarrollará en cuatro etapas a partir de enero de 2006 hasta el 31 de diciembre de 2009. En el último trimestre de cada año se implementará un control de gestión por objetivos y resultados, para evaluar los resultados obtenidos.

 Si bien la Ley de Tránsito Nº 24.449 es el basamento jurídico indispensable para la planificación estratégica, con un moderno criterio accidentológico, que conforma un verdadero programa de acción, establece medios y recursos aplicados a la prevención, no resulta por sí sola la solución definitiva de la problemática. 

Es necesario el armonioso accionar de todos los organismos públicos y privados interesados en la cuestión tendientes a establecer criterios únicos en todo el país sin agregar o restar las competencias propias a los organismos nacionales, provinciales o municipales que los tienen. 

 
Fuente: PSA Peugeot Citroen